Materiales termoplásticos serían la base de un sistema constructivo que le apuesta a la sostenibilidad al 100%

Azembla SAS, le ha apostado a este sistema constructivo en un material que hoy es apoyo para la reglamentación sostenible nacional y para las certificaciones como LEED.

· El material es reusable al 100%, de fácil mantenimiento, no propaga microorganismos y tiene una vida útil que supera los 50 años.

· El sistema constructivo, por sus características sostenibles, aporta a la disminución del consumo energético, hídrico y al aporte de condiciones óptimas termo-acústicas.

. La sostenibilidad se ha tomado la construcción colombiana y con ella se consolidan sistemas de construcción en materiales termoplásticos como el de Azembla SAS., que los asegura como grandes elementos para aquellas construcciones que le apuestan a la sostenibilidad.

En esta categoría está el sistema constructivo RBS de Azembla a base de materiales termoplásticos, con los cuales se elaboran paneles, que así como un juego de LEGO, se ensamblan de forma fácil, rápida y sin desperdicio alguno, para construir viviendas, aulas educativas, alojamientos, naves industriales, entre otros, y se complementan con un nutrido portafolio de ventanas, puertas, cubiertas y cercas, para darle integralidad.

El gasto de más recursos naturales está relacionado con la generación de nuevos productos y su mantenimiento, por eso tener un material tan durable y eficiente como el del Sistema RBS de Azembla, toca de manera directa todo el ciclo de vida, de cualquier edificación.

Características sostenibles

Reciclaje: los restos de producción de los paneles se re usan al 100%, permitiendo dar vida a nuevas piezas.

Vida útil: de más de 50 años manteniendo sus características y extendiendo beneficios.

Menores impactos efecto invernadero:

· Al ser termoacústico, reduce el ruido y crea confort térmico en cualquier clima disminuyendo el uso de calefacción o aire acondicionado, responsable de la tercera parte de gases efecto invernadero.

· Siendo un sistema de fácil construcción, reduce a la mitad los tiempos de ejecución, y requiere menor cantidad de personal para maniobrarlo, impactando positivamente el costo de la obra.

Protección a los recursos

· Su mantenimiento es mínimo porque no requiere sino un paño semi-húmedo para limpiar su superficie, reduciendo el uso hídrico y de otros productos.

· Aséptico, ya que repele la formación de hongos y de bacterias en su superficie, reduciendo notablemente el uso de productos químicos agresivos con el medioambiente, para mantener las superficies construidas libres de ellos, y por lo tanto, ahorros importantes en mantenimiento.

· Resistente a la corrosión (óxido), salinidad, químicos y microorganismos.

· Su protección contra los rayos UV, le permite reflejar la luz y mantener su color original durante su vida útil, reduciendo impactos a través de la necesidad de pintar o remodelar fachadas o interiores.

Constructivamente Funcional

· Se adapta a la normativa anti sísmica vigente y resulta seguro y eficiente para el sector constructor.

· Es compatible con otros sistemas constructivos, integrando eficazmente sus beneficios y adaptándose a cualquier diseño.

“Hoy el sector constructor tiene el reto de apostarle a lo sostenible desde el diseño mismo de cada proyecto. Como proveedores la apuesta está dentro de todo el ciclo de vida del producto, constituyéndose en un aporte al empeño en el que están inmersos el Gobierno, el sector y los consumidores”, concluye Alejandro Albán, gerente de Azembla SAS.

Un aporte que protege el medioambiente, produce flujos de caja eficiente, y crea para las comunidades aledañas, impactos mínimos con máximos beneficios.


Articulo compartido de Azembla